Un baño de pueblo en Pascua para la corona real

0


El rey Carlos III se dio ayer un baño de pueblo, tras asistir a la tradicional ceremonia  religiosa de Pascua en la capilla de San Jorge, en Londres, dando una imagen tranquilizadora, dos meses después de anunciar que tiene cáncer.

Con abrigo negro, el soberano, de 75 años, apareció sonriente y saludando al bajar del coche con su esposa, la reina Camila, delante del edificio religioso, en el castillo de Windsor, situado a medio centenar de kilómetros de la capital británica.

La pareja salió del templo una hora después y fue a saludar al público. Camila recibió un ramo de flores.

Poco después los monarcas ingresaron al Bentley real, con grandes ventanillas, y abandonaron el lugar. Esta aparición pública se produce más de una semana después de que la princesa Kate, esposa del príncipe Guillermo, heredero del trono, anunciara que ella también padece cáncer. 

A diferencia de otros miembros de la familia real, la pareja y sus hijos no estuvieron  presentes para no exponerlos a la prensa. El palacio de Buckingham anunció a principios de febrero que el rey tenía cáncer, descubierto durante una operación de próstata unos días antes, y que había iniciado un tratamiento.

Carlos III ha anulado todos sus compromisos oficiales públicos, pero sigue llevando a cabo algunas funciones oficiales, como sus entrevistas con el primer ministro.

El 22 de marzo, la princesa de Gales anunció que padecía cáncer, sin precisar de qué tipo, y que había comenzado un tratamiento de quimioterapia preventiva.

La enfermedad de Kate fue descubierta tras una operación de abdomen a mediados de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy